INFECCIONES DEL TRACTO RESPIRATORIO SUPERIOR

Inicia la época de Frio y con ella aumenta el aparecimiento de enfermedades respiratorias.  Las enfermedades del sistema respiratorio, son de las más comunes en nuestro país. A pesar de que Guatemala posee una gran variedad de climas, las enfermedades respiratorias ocupan las primeras causas de morbi- mortalidad a nivel nacional.    

Las infecciones del tracto respiratorio superior son infecciones transmisibles y que ataca el sistema respiratorio. Específicamente las vías aéreas superiores. Como es una infección aguda se le denomina IRA o “Infección Respiratoria  Aguda”.  En algunos países provocan hasta un 25%  de los ingresos a los hospitales y esto hace que sea de vital importancia la prevención de las mismas.

Estas infecciones pueden ser provocadas por virus, bacterias y hongos. Entre las infecciones respiratorias más frecuentes tenemos:

  • El Catarro o Resfriado común. 
  • Amigdalitis
  • Faringitis.
  • Otitis media aguda.
  • Sinusitis.
  • Neumonía. 

CATARRO O RESFRIADO COMUN: Es una enfermedad que se caracteriza por aumento de las secreciones nasales o rinorrea. Tos, lagrimeo, congestión nasal, fiebre, decaimiento, dolor muscular y malestar general. Estas infecciones son producidas por virus como el rinovirus, virus parainfluenza y adenovirus.  Por lo regular dura de 5 a 7 días y los síntomas irán disminuyendo paulatinamente.

Si usted está padeciendo de un resfriado común debe evitar los cambios bruscos de temperatura, protegerse del frio, tomar abundantes líquidos tibios o calientes y se hará necesario el tratamiento sintomático de la fiebre y la congestión nasal.    

FARINGITIS AGUDA: Es una infección de la mucosa de la garganta, el 65 al 80% de los casos es producida por virus. También puede ser causada por bacterias y entre las más frecuentes se encuentra el “Estreptococo del grupo A”.

Al fondo de la garganta y por detrás de los arcos palatofalingeos, se encuentran dos masas de forma ovalada que se llaman amígdalas. Una a cada lado de la garganta. Estas amígdalas están formadas de tejido linfoideo y conforman nuestro primer sistema de defensa contra las infecciones. En la niñez  se pueden infectar frecuentemente por virus o bacterias.

A la infección de las amígdalas se le llama AMIGDALITIS AGUDA y se caracteriza por enrojecimiento de las amígdalas, dolor de garganta, dificultad para tragar, ronquera, fiebre y escalofríos.

Si usted tiene síntomas de una amigdalitis aguda, debe consultar a su médico para que reciba el tratamiento más adecuado.

Si se presentan infecciones de la garganta a repetición; se debe de descarta que no se encuentren infectadas con estreptococo beta hemolítico del grupo A, ya que es el germen causante de la fiebre reumática y causa daño en las válvulas cardiacas y articulaciones.

Cualquier infección de las vías aéreas altas se puede complicar con una otitis media aguda.

OTITIS MEDIA AGUDA: Es la infección del oído medio, que podría ser de origen bacteriana o viral.

Los síntomas de una infección del oído medio son: dolor persistente de oído, sensación de sordera y fiebre.

Si usted o su niño inician con síntomas de infección del oído medio, deben consultar al médico para que reciban tratamiento y evitar una infección persistente que provoque la ruptura del tímpano y se convierta en una otitis media supurativa.

En niños que presentan otitis media a repetición, se deben descartar factores alérgicos que desencadenen el cuadro.

NEUMONIA: Es una infección respiratoria que afecta los pulmones. Esta infección puede ser causada por virus, bacterias y hongos. El tejido pulmonar está formado por unos pequeños sacos que se llaman alveolos. Estos alveolos pulmonares en circunstancias normales se llenan de aire. Pero cuando ocurre una neumonía, estos sacos se llenan de líquido inflamatorio o pus. Esto causa dolor de pecho, dificultad para respirar, respiración rápida y superficial; tos, fiebre y escalofríos.  

Si presenta todos estos síntomas debe consultar con su médico o al puesto, centro u hospital más cercano.

Todas las infecciones del tracto respiratorio superior son frecuentes en lugares de clima frio. Pero todas ellas se pueden prevenir si se tienen los siguientes cuidados:

Lavado frecuente de manos, con agua y jabón.

– No visitar a personas que están padeciendo enfermedades de las vías aéreas altas.

– Utilizar ropa adecuada para el frio.

– Cubrirse la boca al toser o estornudar.

– Evitar cambios bruscos de temperatura.

– Tomar bebidas calientes o tibias.

– Tener una dieta balanceada que incluya frutas y verduras.

– Mantener ventilados los ambientes de las casas.

– Niños con su esquema completo de vacunación.

Msc. Ligia Cruz Avila.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *